El CERMI edita una guía para garantizar la accesibilidad en las juntas de accionistas de las sociedades cotizadas

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha publicado una guía con el fin de garantizar la accesibilidad en las juntas de accionistas de las sociedades cotizadas, de forma que las personas mayores y quienes tienen algún tipo de discapacidad puedan acceder a la información o ejercer su derecho al voto en las mismas condiciones que el resto de los accionistas.

Como recoge la guía, además de favorecer la diversidad en la elección de consejeros, incluyendo a personas mayores o con discapacidad, la estrategia de comunicación y contacto con los accionistas debe establecer un trato semejante, sin discriminaciones ni exclusiones, y debe estar disponible en la web de la compañía.

Precisamente, Internet debe ser una herramienta fundamental a la hora de favorecer la inclusión de todas las personas, ofreciendo cada sociedad en su página las condiciones y requisitos que se exigen para la titularidad de acciones, el ejercicio del derecho al voto o la delegación del mismo, amén de retransmitir por streaming las juntas de accionistas. Eso sí, también se debe facilitar que asistan presencialmente quienes así lo deseen.

En el caso de las personas con discapacidad visual, las sociedades cotizadas deben enviar la información impresa en un tamaño de letra no inferior a 12 puntos, garantizando un contraste suficiente con el color del papel. Además, a los accionistas ciegos o con muy baja visión que así lo soliciten, se les debe remitir la información en braille o en formato digital, de forma que puedan acceder al contenido por medio del lector de pantalla que ellos utilicen habitualmente. Es conveniente también que exista un documento en lectura fácil para los accionistas con discapacidad cognitiva.

Asimismo, es imprescindible garantizar la plena accesibilidad de la página web con al menos el nivel ‘AA’; eliminar barreras de los perfiles en redes sociales; que se pueda acceder a la información en no más de tres pasos y usar documentos pdf accesibles o en su defecto ofrecer una alternativa.

La guía editada por el CERMI también insta a las sociedades cotizadas a que en las reuniones presenciales se instale bucle magnético para quienes emplean audífonos, y pide que durante la celebración del acto se ofrezca subtitulado simultáneo e interpretación en lengua de signos, así como servicio de audiodescripción.

Por último, es fundamental para las personas con discapacidad que las juntas de accionistas o eventos informativos se celebren en espacios accesibles, sin barreras arquitectónicas, y con itinerarios que no sean muy complicados tanto a la hora de llegar al lugar como dentro del recinto.

Folleto »

Top