Leyes sin barreras. Entrevista del Diario de Burgos a Marta Muñoz

Conchita García, la intérprete, y Marta Muñoz, la alumna, en el campus. / J. Matías

Conchita García, la intérprete, y Marta Muñoz, la alumna, en el campus. / J. Matías

Es un ejemplo de superación y de lucha por conseguir lo que quiere sin temer a las dificultades. A sus 20 años Marta Muñoz trabaja por la mañana en Arans-Bur (Asociación de Familias de Personas Sordas de Burgos) y por la tarde estudia segundo curso de Derecho en la Universidad de Burgos.

El hecho de ser una persona sorda no le impide seguir las clases como cualquier otro alumno, aunque la principal complicación que encuentra en el aula es a la hora de tomar apuntes. “A veces los profesores hablan muy rápido y no me da tiempo a tomar los apuntes, pero por lo demás no tengo ningún problema”, apunta.

Esta barrera se supera gracias a una intérprete, que se sienta frente a ella y le traduce a la Lengua de Signos lo que va explicando el profesor. Este trabajo lo desempeña Conchita García, que se ha convertido en la gran ayuda de Marta.

También cuenta con el apoyo de un compañero que le pasa los apuntes para que pueda contrastarlos con los suyos. Si los exámenes son por escrito no tiene ningún problema y generalmente dispone de 10 minutos más que sus compañeros para hacerlos, ya debe atender las explicaciones previas que realizan los profesores. Marta espera poder ejercer como abogada y no descarta estudiar Ciencias Políticas.

En opinión de Marta Muñoz, la Unidad de Apoyo a los Estudiantes con Discapacidad se esfuerza en solventar las dificultades que tienen, pero en el caso de los alumnos con discapacidad auditiva su principal necesidad es la de contar con intérprete, algo que requiere dotación económica. “Se necesitarían más intérpretes de lengua de signos, ya que a veces están contratados durante pocas horas”.

La UBU está impartiendo cursos básicos de lengua de signos para que miembros de la comunidad universitaria o personas interesadas aprendan aspectos básicos de la comunicación que permitan iniciar una conversación con personas sordas. Es un paso.

Fuente: Diario de Burgos (03/12/2009)

Top